Burgaya Riera: “Hay una despolitización de la política”

Josep Burgaya Riera visitó nuestra Facultad para hablar de “Crisis de la política de representación y los nuevos referentes sociales y económicos”. En su paso por nuestro campus dijo que hay una “despolitización de la política” con lo cual “debemos recuperar su centralidad porque es el único ámbito que nos iguala”. Sostuvo que hay que “repolitizar la política y que los estados-nación recuperen la soberanía perdida en los últimos tiempos”.

Sobre el título que motivó brinda su charla en nuestra ciudad, Burgaya Riera dijo que “en los últimos tiempos la política se ha convertido en un ámbito de discusión sobre su funcionalidad y a menudo la población rehuye un poco de la política. Es una actividad imprescindible pero que no goza de la mejor de las imágenes en los últimos años”. “Eso tiene que ver con el hecho de que cada vez más el ámbito político, no es el ámbito donde se deciden las cuestiones principales. Las cuestiones principales se dirimen en el terreno de la economía y en el terreno de la economía se dirimen no en las administraciones económicas sino en el mercado. Por lo tanto, la autoridad política tiene cada vez menos soberanía, menos centralidad y, por ende, la toma de decisiones está en el ámbito del mercado. Esto ha debilitado, y mucho, a la política porque genera frustración, genera menos capacidad de acción, genera una ciudadanía cada vez más alejada de la política”. Agregó “esto en algunos lugares está creando algunos problemas al propio sistema democrático. El hecho, por ejemplo, que en Europa haya un aumento notable del soporte de la ciudadanía a planteamientos autoritarios o de extrema derecha, tiene que ver con el crecimiento de un cierto discurso antipolítico, lo cual nos genera problemas importantes a los países europeos”. “Desde mi punto de vista el problema de fondo ha sido la despolitización de la política. Se plantea la política como un ámbito menor, como un ámbito en donde se dirimen proyectos diferentes. Eso ha desdibujado a la política y, por lo tanto, mi planteamiento es que tenemos que recuperar la centralidad de la política porque la política es el único ámbito que nos iguala a los individuos, es el único ámbito desde el cual fomentar, construir y amarrar a la sociedad”. “Evidentemente, el mercado en la economía tiene que decir pero en último término es la colectividad la que tiene que decir cuáles son las prioridades de la economía, cuáles son nuestros intereses, es decir, si queremos un modelo económico que tienda a la cuestión social, a unos ciertos niveles de equidad o queremos un modelo económico como el actual que lo que hace es aumentar la desigualdad, la pobreza y la fractura de la sociedad”. “Por lo tanto, mi punto de vista es la necesidad de repolitizar la economía, repolitizar la política y que los estados-nación recuperen la soberanía que han perdido en los últimos tiempos. La soberanía política de los estados está en entre-dichos, es decir, los estados sobre muchas cuestiones no pueden decidir, deciden el Fondo Monetario internacional, deciden el Banco Mundial, deciden las grandes dinámicas económicas y no deciden los individuos que conforman una sociedad”.

Respecto a la comparación que existe entre países americanos y europeos, Burgaya Riera consideró que “tienen algunas cuestiones bastantes parecidas. Son contextos diferentes pero creo que los planteamientos de fondo o los retos son los mismos porque la dinámica global es la misma. Estamos inmersos en un proceso globalizador desde hace décadas, en un proceso de laminado de los estados-nación, en un proceso de desregulación de la economía y todo eso influye en todas partes. Los contextos son diferentes, las intensidades son diferentes pero la dinámica global lleva a que esta homogeneización a escala planetaria aumente y no disminuya”. “Cada vez más, las sociedades son menos diferentes, cada vez más Buenos Aires se parece a Madrid y Buenos Aires  a Nueva York. Las grandes ciudades van siendo las mismas, los centros comerciales y los espacios públicos también. Vamos a un mundo global en lo mercantil, financiero, comercial que va acabando con la diversidad y va acabando con la posibilidad de que se planteen políticas de desarrollo territorial en cada país”.

Sobre si la sociedad ejerce mayor participación en las decisiones económicas o políticas, Burgaya Riera considera que “las redes sociales nos dan un poco la fantasía de que intervenimos más, de que somos más presentes y que es todo más transparente pero en realidad no es así. En realidad, cuando nosotros pulsamos un “me gusta” en facebook, no induce a grandes cambios. El hecho de que soltemos en nuestra cuenta de twitter una opinión muy dura sobre un tema, no transformamos al mundo”. “Las redes sociales se utilizan más para exponer nuestras vidas privadas. Creo que es una ficción que seamos más participativos. El mundo de internet, el mundo digital abre una brecha a las grandes corporaciones, a las grandes marcas, nos hace vulnerables a la reputación. Las redes sociales suelen acabar con la reputación de una marca, por lo tanto, las redes sociales pueden inducir a comportamientos más éticos de algunas marcas que no se arriesguen a campañas que pueden acabar con su credibilidad. Por ejemplo, si contratamos un hotel y no recibimos el trato merecido lo colgamos en las redes sociales. Los consumidores tenemos un protagonismo que antes no teníamos pero no en el nivel de participación política. Nos hacemos la ficción de mayor participación”.

Respecto a que si en este contexto es posible que se den manifestaciones de economía solidaria, Burgaya Riera manifiesta que “hay dinámicas en nuestro mundo que nos pueden parecer negativas y de hecho lo son pero, paralelamente, también hay otras dinámicas positivas”. “Aunque siempre se nos habló del “homo economicus”, es decir, de que los individuos sólo actuamos por interés, por suerte, no es cierto. No sólo actuamos por interés sino que también tenemos pulsiones de solidaridad, de ayuda, etc”. En términos de racionalidad económica, no se abría creado la Wikipedia. La Wikipedia se crea porque la gente colabora, la Wikipedia no fue posible para que se pagara a la gente. La Wikipedia se ha producido justamente porque no se paga. Hay mucha pulsión de solidaridad, de trabajo colectivo, de trabajo en equipo. Hay un trabajo importante del tercer sector, de la economía vinculada a las necesidades sociales. Hay un mundo paralelo que se asocia, que colabora, que coopera y que tiene otros objetivos. Lo que pasa es que necesitamos que estos valores se impongan en la dinámica global, no sólo en una dinámica paralela y menor” finaliza.

Fuente (texto e imagen): UniRíoTV

————————————-

Sobre Josep Burgaya Riera

Doctor en Historia Contemporánea por la Universidad Autónoma de Barcelona. Es profesor titular en la Facultad de Empresa y Comunicación en el Universidad de Vic-Universidad Central de Cataluña. Actualmente es director Académico del Instituto Catalán de la Economía Verde. Entre 1995 y 2002 fue decano de la Facultad de Empresa y Comunicación en el Universidad de Vic-Universidad Central de Cataluña. Entre 2003 y 2011 se dedicó prioritariamente a la actividad política: fue presidente del Área de Medio Ambiente del Consejo Comarcal de Osona, primer Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Vic y presidente del Área de Economía y hacienda del mismo ayuntamiento. Sus últimos libros publicados fueron “El Estado de Bienestar y sus detractores. A propósito de los orígenes y la encrucijada del modelo social europeo en tiempos de crisis” y “El futuro ya no e lo que era. Reflexiones de urgencia en tiempos de incertidumbre”.