Solidaridad, trabajo en red y reciprocidad son valores que unen al software libre con el cooperativismo

La antropóloga y doctora en Ciencias Sociales Verónica Xhardez llegó a nuestra Facultad para hablar sobre “Software libre y cooperativismo. Instrumentos para la democratización del conocimiento”. Cree que tanto el software libre como el cooperativismo son “dos movimientos sociales” que “tienen principios y valores en común” y por ello trata de “identificar los valores éticos asociados a la libertad, a la democratización del conocimiento vinculado al trabajo cooperativo, al trabajo más solidario, al trabajo en redes, al trabajo relacionado con una ética sobre el trabajo en la que todos contribuyan de una manera. Esta forma de cooperar se transforma no ya en una práctica de organización productiva del trabajo sino en una fuerza productiva en sí misma”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los “dos movimientos sociales” como dice Xhardez que son el software libre y el cooperativismo “tienen principios y valores en común. Nosotros tratamos de identificar los valores éticos asociados a la libertad, al conocimiento. Por eso creemos que es un espacio de democratización del conocimiento vinculado al trabajo cooperativo, al trabajo más solidario, al trabajo en redes, un trabajo relacionado con una ética sobre el trabajo en la que todos contribuyan de una manera y esta forma de cooperar se transforma no ya en una práctica de organización productiva del trabajo sino en una fuerza productiva en sí misma”.”Es pensar que a partir de ahora juntos estamos haciendo algo distinto y que existe después un derrame hacia afuera de los propios movimientos hacia la comunidad que ambos colectivos tienen”.

Sobre la charla Xhardez cree que “la idea es problematizar un poco la relación entre software libre y cooperativas, identificar las cosas que tienen en común y, también, pensarlo desde el punto de vista de las implicaciones, de la participación de estos espacios, tanto sea desde el uso de software libre en nuestros espacios de trabajo como del uso de formas productivas cooperativas en nuestros espacios de trabajo. Qué implica esas cosas en un país como el nuestro, un país que está en desarrollo”. “Vamos a tratar de hacer un vínculo entre lo que es el software libre utilizado por cooperativas y, también, las cooperativas desarrollando software libre. Hay una pregunta de por qué las cooperativas tecnológicas tendrían que tratar de apoyar este tipo de productos y cómo este software tendría que ser utilizado por las cooperativas. Es una respuesta ética”.

Respecto al desarrollo del software libre en cooperativas, Xhardez explicó que “hace ya algunos años muchas cooperativas se unieron a FACTTIC (Federación Argentina de Cooperativas de Trabajo de Tecnología, Innovación y Conocimiento). FACTTIC es una Federación de tecnología no sólo de software libre pero muchas de las que desarrollan software libre están en esta Federación de Cooperativas. De todos modos, hay cooperativas que sólo se dedican al desarrollo del software libre como Gcoop, Elvex, Cambá, son cooperativas que cuando desarrollan software, lo hacen bajo software libre”. “Lo interesante -dice- que adentro de esa Federación se hace un ejercicio doble. Por un lado, se reconoce que el software libre tiene que ver con las cooperativas pero, por otro, se logra que esas tecnologías que no están asociadas al software libre, se asocien y se conozcan”.

Software libre vs. software comercial
Sobre la tensión que existe entre el software comercial vs. software libre, Xhardez dijo que “no pasa eso a nivel de servidores porque el software libre es un buen producto. La cuestión es estas grandes empresas que reformulan sus modelos de negocios permanentemente para mantenerse siempre activa”. “Creo que para que el software libre pueda dar ese paso adelante. Poner a discutir “software libre-software propietario” es un error porque va a tener más capacidad de lobby el software propietario. Lo que hay que hacer es impulsar en los organismos, las universidades, los espacios vinculados al bien común y al uso del dinero público a que se tomen decisiones en base a cuestiones que no sean las técnicas, ni siquiera las tecnológicas, porque la tecnología de software libre y la del propietario es la misma Que se puedan hacer decisiones políticas o decisiones económicas. Que se pueda decir en esta Universidad se usa software libre por este, este y este motivo”.

“El ahorro de licencia es una perspectiva posible. Se usa bastante siempre y cuando se planifiquen los procesos de migración de una manera adecuada. La idea es que no sea peor hacer ese proceso y que haya que volver atrás y que se sepa inicialmente el aporte en dinero que suele ser igual o más porque son cosas que se toman a más largo plazo, Por supuesto, también, hay que capacitar al personal y a las personas pero las políticas públicas tendrían que ser las que ofrecen algunas alternativas vinculadas a eso. Por ejemplo, la toma de decisiones frente a algunas herramientas que se usan y son muy específicas en seguridad. En algunos ámbitos ya está. Hay una lucha que casi siempre se pierde, que es la lucha de los escritorios, de los “desks”, los servidores usan mucho software libre. A nivel individual es puro acostumbramiento. Vos pensás..qué hace cada una de las personas, qué decide cada organismo como una universidad o un espacio colectivo, qué decide un Estado. Son todos niveles de decisión en los que se puede tratar de impactar”.

“Nosotros en SoLAr, que es la Asociación Civil Software Libre Argentina, hablamos de los efectos de arriba y de abajo. Los de abajo son los que tienen alguna capacidad de transformación y que trabajan para eso y, los de arriba, que son los que tienen las decisiones políticas. Cuando las dos estás juntas es como que se va llegando al medio. No hay una única estrategia” señaló.

Software libre vs. privacidad de datos
A fin de brindar mayor precisión sobre el vínculo entre el software libre y los datos, Xhardez manifestó que “por un lado, está el software que gestiona los datos y, por otro, están los datos. Cuando uno abre un software que tiene el código de fuente abierto, lo que te permite es reconocer efectivamente que esos datos están siendo gestionados de la manera que vos querés. No es que te abre los datos. Los datos abiertos con software libre -que son abiertos y pueden ser abiertos porque no son datos sensibles y porque no tienen ninguna restricción vinculada a la seguridad o a patentes o a nada por el estilo-, se gestionan de la forma que uno quiere”. “Cuando uno usa software libre y se gestionan datos sensibles, la plataforma, muchas veces lo que hace es encriptar esos datos, guardarlos. Lo que circula no es el contenido que gestiona el software, sino, el software”. Es decir, “los datos van por un lado y el software, por otro. Lo que pasa que si vos usás un software que no sabés cómo gestiona tus datos, esos datos que vos querés cuidar a lo mejor no los estás cuidando. En cambio, si usas software libre para gestionar datos (inclusive para encriptarlos, para que no se vean, para que no se muestren para sacar datos agregados sin que se vea el dato personal) te podés asegurar que eso esté sucediendo”.
Sobre la propiedad de los datos bajo la utilización de software libre, Xhardez dijo que “depende de los datos. Hay datos del Estado. El software no se apropia de los datos por definición. Si vos dijeras que el software es la mochila, yo a los datos los guardo de esta forma. Los datos son los cuadernos. Uno puede poner a circular esta mochila para que otros usen la mochila, vean cómo está funcionando, vean cómo está hecha y hagan otras mochilas iguales”.
Ahora bien, respecto a quién se encarga de la regulación de los datos, Xhardez nuevamente reiteró que depende de qué dato se trate. “En Argentina hay normativas sobre datos personales que tienen que ser cumplidos. Aquí surge el problema y es cuando vos usas una aplicación como Facebook que ya no es el Estado argentino el que pone las normativas, porque esos datos se guardan en otros lados. Ésa es una de las preocupaciones más interesantes para el cuidado de los datos soberanemente”. “Te pongo un ejemplo. Vos usás un sistema para editar documentos. Usás el Office o el Libre Office. El propietario de Office es Microsoft, el de Libre Office es abierto, libre. Vos hacés un documento, lo hacés en Libre Office es un documento que te guardás vos. El Libre Office no hace nada con tu documento que vos no quieras hacer. el Libre Office es el software que está gestionando ese contenido conceptual, inmaterial. El Office hace lo mismo. Lo que pasa que en el Libre Office hay múltiples ojos mirando el código fuente de estos aplicativos, entonces, tu documento está donde vos lo guardaste y nadie más lo sacó y nadie más está espiando lo que estás haciendo. Con el Office, no, pero no es que el software libre te libera el documento, al contrario, te lo protege. Es una herramienta que gestiona los datos. No son los datos. El software libre no es que pone en peligro los datos sensibles que no tienen que estar dando vueltas por ahí” concluyó Xhardez.

Fuente: UniRioTV