La Facultad promueve la utilización de software libre

En la última sesión de Consejo Directivo se aprobó la implementación del Programa de “Difusión y uso voluntario de software libre para la Facultad de Ciencias Económicas”. Este programa propone que los integrantes de nuestra unidad académica -de modo voluntario- puedan comenzar a utilizar en sus actividades laborales los programas de “Software libre”.

“Software libre” significa que los usuarios tienen la libertad de ejecutar, copiar, distribuir, estudiar, modificar y mejorar el software. Es decir, el «software libre» es una cuestión de libertad, no de precio. Se promueven dichas libertades para propiciar que los usuarios -tanto individualmente como en forma colectiva- puedan controlar el programa y lo que este hace.

Sobre esta nueva concepción de trabajo, Gisela Barrionuevo –directora de la Dirección de Comunicación y Cultura- explica que “se trata de un Programa por medio del cual las secretarías de Extensión y Técnica intentan no solamente difundir las premisas del software libre sino que se procura -en el corto y mediano plazo- que los diversos integrantes de la Facultad puedan ir adoptando en sus respectivas máquinas el uso del software libre”. “En general, la mayoría interpreta al software libre como el uso de GNU/Linux. Existen muchos programas de uso libre, como por ejemplo, “LibreOffice” que viene a reemplazar a los programas que uno está acostumbrado a utilizar de la empresa Microsoft. Eso significa que uno puede usarlos, sin estar incurriendo en el uso de una copia ilegal sino que lo podemos utilizar libremente, podemos generarles las modificaciones que creamos convenientes  para cada uno y, también, difundir esas modificaciones que hacemos”. “Todo eso con el justificativo de que estamos insertos en una Universidad Pública, en la que se hace difícil mantener las licencias de las empresas privadas, sobre todo porque se trata de licencias que rápidamente quedan obsoletas y entonces requiere de una actualización permanente y que, a la vez, se hace muy costosa para la Universidad y para cualquier ámbito público”. “La idea –dice Barrionuevo- es plantearlo como una alternativa. No es obligatorio que todos tengan que adoptar este software libre sino que tengan la opción. Quien quiera hacerlo , va a poder hacerlo y vamos a tener a una persona que está capacitada técnicamente para acompañar el proceso y para acondicionar la herramienta informática con la instalación de los programas”.

Respecto a las resistencias que puede plantear este cambio de paradigma tecnológico de trabajo, Barrionuevo considera que “estos software de uso libre tienen una apariencia similar a los programas que uno está acostumbrado utilizar”. “No va a haber un cambio brusco en el sentido de tener que aprender a usar un editor de texto de software libre, porque ese editor de texto prácticamente va a tener el mismo formato, por ejemplo, de un Word. La diferencia es que nosotros al utilizarlo sabemos que estamos utilizando un software cuya copia es legal, no estamos incurriendo en ninguna ilegalidad”.

Por otro lado, señala Barrionuevo que “se intenta a partir de la docencia y de las diversas tareas que realizan los distintos integrantes de la Facultad, a difundir hacia afuera. Un ejemplo se presenta cuando los docentes en la clase de estadística o en alguna clase que necesiten utilizar un procesador de datos utilizan Excel y se enseña a usar Excel, entonces, los alumnos reproducen esa conducta y usan Excel toda su vida. Lo que intentamos nosotros es promover que el docente tenga la herramienta de software libre disponible y que pueda también utilizarla en el dictado de clases o en la utilización de los proyectos de investigación”.

La idea es “ser coherente en la práctica con el uso de las herramientas que utilizamos los docentes y los investigadores con el correlato de que al ser una Universidad pública, tenemos que brindar la opción a las personas. Después, en el ámbito privado, uno puede usar y pagar la licencia de Microsoft Word”.

“La Facultad está inmersa en una Universidad pública y los recursos que la Universidad utiliza son públicos, son de todos. Entonces, creemos apropiado que la Facultad ofrezca la posibilidad de utilizar software libre” concluyó Barrionuevo.

Lo técnico

Daniel Bellomo, integrante del Comité Organizador del Programa, señala que “el principal requisito es estar motivado personalmente a querer trabajar bajo “Software libre” con todo lo que ello involucra respecto a su filosofía y movimiento”. Detalla que “en cuanto al requerimiento de hardware, es el mismo que está utilizando cada integrante de la comunidad, sea la PC o la notebook”. En cuanto a los conocimientos nuevos que se necesitan tener, Bellomo considera que “en general, no hay ningún cambio mayor. Todos los cambios van a ser mínimos en cuanto a los programas que ya vienen usando. Hay una idea de buscar aplicaciones nuevas pero, en general, es lo mismo que están utilizando hoy. Es pasar de un software que tiene licencia privativa a un software libre –equivalente- pero libre. Los cambios van a ser mínimos”.

Los archivos que producen los programas de “Software Libre” tienen formatos abiertos y libres.  Señala Bellomo que “en esta etapa de transición, se podría seguir trabajado con el mismo formato que se usa hoy, sólo que van a estar conviviendo los dos software (el libre y el de una empresa). Por ejemplo, van a estar conviviendo el “LibreOffice” de Software libre, que es el equivalente al Office de Microsoft. En este momento de transición, un usuario va a enviar un mail con un attach que hizo con el formato de “doc” por ejemplo, pero la idea es que en el futuro estemos migrando a formatos libres, formatos abiertos”.

Respecto a la difusión y comunicación que se procurará instaurar, Bellomo manifiesta que “se va a generar un lugar específico en la web donde institucionalmente podamos mostrar qué se está haciendo y una lista de mails para los interesados en software libre  y así no estar enviando toda esta información a la lista de “faceco”. “Los interesados en recibir esta información están invitados a subscribirse”

Sobre la demanda de la comunidad en comenzar a emplear estos programas, Bellomo dice que “afortunadamente, hay mucha. Hemos tenido varias solicitudes de migración de equipos que tienen Windows a GNU/Linux”.

Los interesados en realizar consultas o recibir más información sobre el programa, comunicarse a: sl@fce.unrc.edu.ar

SL

Acerca de dagorret 886 Articles
Web Admin, Network Admin