Comenzó la primera diplomatura de extensión universitaria sobre “Asistente administrativo-contable”

Con la asistencia de un público no profesional, comenzó el dictado de la primera diplomatura de extensión universitaria en Económicas sobre “Asistente administrativo-contable”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Juan Munt, secretario de Extensión y Asistencia Técnica de la FCE, explicó que “cuando planteamos este diplomado procuramos generar un espacio de conocimiento donde pueda ser cursado por público en general. Por eso se organizó dentro de la Escuela de Gestión y Administración para que se faciliten los conocimientos básicos en lo administrativo-contable a los agentes que no están vinculados con las ciencias económicas”. “La idea es que este diploma pueda certificar -luego del cursado de cursos sistemáticos- una acreditación -a los que toman el curso- de ciertos conocimientos que son útiles tanto para armar un proyecto propio como para poder dirigirse a mandos superiores y medios de la empresa, en un sentido que pueden hablar el mismo idioma y puedan resolver los requerimientos necesarios cuando se le pide a alguien cuando empieza la carrera administrativa”.

Respecto a la demanda de la comunidad hacia este tipo de capacitaciones, Munt dijo que “la EGA ha desarrollado muchos cursos desde el año en que se constituyó, en el 2015. Sabíamos que había una demanda de formación al respecto y creíamos que la Universidad pública -y especialmente la FCE- tenía que asumir un rol fundamental en este proceso de formación. Creemos que esta Diplomatura es la maduración de esta Escuela de Gestión y Administración, por la sistematicidad y por la forma en que se recogen las iniciativas sociales. Si bien este tipo de capacitación forma parte de nuestra estructura política de extensión nos sorprendió la demanda porque los cupos máximos vencieron a las horas de iniciar la convocatoria”.

El grupo que cursará la Diplomatura es heterogéneo. “Tenemos gente muy joven que se está incorporando al mercado laboral, también gente que forma del plantel no docente de la Universidad, jóvenes que están en el mercado laboral pero que quieren mejorar sus calificaciones como también así personas que están insertos en el mercado, un mercado cada vez más competitivo, que requiere mayor certificación y ante la propuesta de capacitación de una universidad pública de este tipo, sienten la necesidad de hacerlo y de convalidar cierto tipo de conocimiento”.

Continúa Munt “Es importante destacar que es la primera propuesta que surge de la Facultad pero también de la Universidad. Es un diploma de extensión. Es innovador porque muestra un trayecto sistemático de conocimiento que se va a certificar y también muestra el rol que la extensión tiene que tener hoy en nuestros tiempos. Es reconocer las necesidades sociales, es vincular a los académicos con las necesidades concretas de la sociedad, es acercar la Universidad a la sociedad y, especialmente, a democratizar el conocimiento ya que no puede ser que las ciencias económicas sigan siendo un conocimiento propio de los economistas, los administradores o los contadores. Eso no significa que este diploma vaya a reemplazar al economista o a quien tenga una formación técnica-profesional. Muy por el contrario, creemos que este tipo de capacitaciones van a reforzar la productividad de los sectores productivos y a mejorar mucho el diálogo entre el contador con su administrativo”. “La Facultad tiene claro el perfil que se espera. De hecho tratamos y le explicamos a nuestros estudiantes de grado que quisieron involucrarse en la toma de este curso del diplomado que no era destinado a ellos porque sus preguntas podrían entorpecer el proceso de enseñanza-aprendizaje de personas que no se han acercado nunca a las ciencias económicas y que cualquier tipo de conocimiento sistemático universitario eleva el nivel de preguntas y, lamentablemente, excluye en ese debate entre docente y estudiante, a quien realmente comienza a involucrase con las ciencias económicas”.
“Este diplomado tiene esa función de introducción, de adquirir sistematicidad, de adquirir periodicidad en la incorporación de los conocimientos y que al final de los procesos ellos puedan deconstruir todo lo que han aprendido y entiendan que hay una formación sistemática que han incrementado cualitativamente sus capacidades en el plano administrativo” concluyó Munt.